Read El águila de plata Online

Authors: Ben Kane

Tags: #Histórica

El águila de plata

BOOK: El águila de plata
4.26Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

 

La "legión olvidada" —diez mil legionarios que fueron capturados por los partos— ha partido hacia Margiana, en las fronteras del mundo conocido. En ella se encuentran el gladiador Romulus, el galo Brennus y el vidente Tarquinius, tres hombres con razones de sobra para odiar Roma. Un ataque sangriento de las tribus escitas deja un reguero de muerte y destrucción, y plantea un nuevo peligro para Romulus y sus amigos. Pronto, la legión olvidada se encontrará con su mayor amenaza, una que puede significar su aniquilación o su gloria…

Ben Kane

El águila de plata

La legión olvidada - 2

ePUB v1.0

elchamaco
30.04.12

ePUB v1.0 Elchamaco
30.04.12

Maquetado.

Del original

Título
The silver eagle

Fecha de publicación
2009

De la traducción

Traducción
Mercé Diago y Abel Debritto

Fecha de publicación
04.2011

ISBN
9788498724967

Descripción: 320 p. 23x16 cm

Encuadernación: rústsolap.

Materia/s: F - Ficción Y Temas Afines

Para mi extraordinaria esposa Sair

sin cuyo amor, apoyo y tolerancia

todo me parecería mucho más difícil.

Este libro es para ti.

Capítulo 1 El Mitreo

Este de Margiana, invierno de 53-52 a. C.

Los partos se detuvieron por fin a unos dos kilómetros del fuerte. Cuando cesó el crujido continuo de las botas y las sandalias sobre el terreno helado, un silencio sobrecogedor se apoderó del lugar. Las toses amortiguadas y el tintineo de las cotas de malla se desvanecieron, absorbidos por el aire gélido. Aún no había oscurecido por completo, lo cual permitió a Romulus hacerse una idea de su destino: la pared anodina de un despeñadero de erosionadas rocas parduscas que conformaban el margen de una cordillera baja. Al escudriñar la oscuridad que iba cerniéndose sobre el lugar, el soldado joven y robusto intentaba discernir el motivo que había conducido a los guerreros hasta allí. No había edificios ni estructuras a la vista, y el sendero serpenteante que habían seguido parecía desembocar al pie del despeñadero. Enarcó una ceja y se volvió hacia Brennus, su amigo, que era como un padre para él.

—Por Júpiter, ¿qué estamos haciendo aquí?

—Tarquinius sabe algo —masculló Brennus, encogiendo sus enormes hombros bajo la gruesa capa militar—. Para variar.

—¡Pero no nos lo quiere decir! —Romulus ahuecó las manos y se sopló en ellas para intentar evitar que los dedos y la cara se le entumecieran por completo. La nariz aguileña ya ni la sentía.

—Todo se acaba descubriendo —repuso el galo con trenzas, riendo por lo bajo.

Romulus dejó de protestar. Su ansia no agilizaría el proceso. Paciencia, pensó.

Ambos hombres vestían jubones a ras de piel. Y encima de éstos, llevaban las habituales cotas de malla. Pese a protegerlos bien de las hojas de las espadas, los gruesos anillos de hierro les absorbían el calor corporal. Las capas y bufandas de lana y el forro de fieltro de los cascos de bronce con penacho ayudaban un poco, pero los pantalones rojizos hasta la pantorrilla y las cáligas de gruesos tachones dejaban al descubierto demasiada piel como para sentirse a gusto.

—Ve a preguntarle —instó Brennus con una sonrisa—. Antes de que se nos caigan los huevos.

Romulus sonrió.

Ambos habían pedido una explicación al arúspice etrusco cuando éste había aparecido hacía un rato en el cuarto del barracón, donde el ambiente estaba muy cargado. Como de costumbre, Tarquinius no soltó prenda, pero había musitado algo sobre una petición especial de Pacoras, su comandante. Y la posibilidad de ver si había manera de salir de Margiana. Como no querían dejar marchar solo a su amigo, también ellos decidieron aprovechar la oportunidad de obtener más información.

Los últimos meses habían supuesto un agradable descanso tras las luchas sin tregua de los dos años anteriores. Sin embargo, poco a poco, la vida en el fuerte romano se fue convirtiendo en una rutina entumecedora. El entrenamiento físico iba seguido de las guardias, mientras que la reparación de los pertrechos sustituía a las prácticas de desfile. Las rondas ocasionales tampoco ofrecían demasiada diversión. Ni siquiera las tribus que saqueaban Margiana se mantenían activas durante la temporada invernal. Así pues, el ofrecimiento de Tarquinius parecía un regalo de los dioses.

No obstante, lo que motivaba a Romulus aquella noche era algo más que la mera búsqueda de emociones. Estaba desesperado por oír ni que fuera la menor mención de Roma. Su ciudad natal estaba en el otro extremo del mundo, separada por miles de kilómetros de paisaje inhóspito y pueblos hostiles. ¿Existiría la posibilidad de regresar a ella algún día? Como casi todos sus compañeros, Romulus soñaba día y noche con esa posibilidad. Allá en los confines del mundo, no había ninguna otra cosa a la que aferrarse, y aquella misteriosa excursión quizás arrojara un rayo de esperanza.

—Esperaré —contestó al final—. Después de todo, nos ofrecimos voluntarios para venir. —Dio un zapatazo de resignación con cada pie. El escudo oval alargado, o
scutum
, que llevaba colgado de una cinta de cuero, se le balanceó en el hombro con el movimiento—. Y ya has visto de qué humor está Pacorus. Probablemente me cortaría los huevos por preguntar. Prefiero que se me hielen.

Brennus soltó una risotada atronadora.

Pacorus, bajito y moreno, iba en cabeza; vestía un jubón muy ornamentado, pantalones y botines, además de una gorra parta cónica y una larga capa de piel de oso para abrigarse. Bajo la piel, le ceñía la cintura un delicado cinturón de oro del que colgaban dos puñales curvos y una espada con la empuñadura llena de incrustaciones. Pacorus, un hombre valiente pero despiadado, lideraba la Legión Olvidada, los vestigios de un numerosísimo ejército romano que el general parto Sureña había derrotado el verano anterior. Junto con Tarquinius, ahora los amigos no eran más que tres de sus soldados rasos.

Romulus volvía a ser prisionero.

Pensó en lo irónico que resultaba pasarse la vida cambiando de amo. El primero había sido Gemellus, el cruel comerciante propietario de toda su familia: Velvinna, la madre, Fabiola, su hermana melliza y él. En época de vacas flacas, Gemellus había vendido a Romulus con trece años a Memor, el
lanista
del Ludus Magnus, la escuela de gladiadores más importante de Roma. Aunque no era tan gratuitamente cruel como Gemellus, el único interés de Memor estribaba en preparar a esclavos y criminales para luchar y morir en la arena. La vida de los hombres no significaba nada para él. Al recordarlo, Romulus escupió. Para sobrevivir en el
ludus
, se había visto obligado a acabar con la vida de un hombre. En más de una ocasión. «Mata o te matarán», resonaba en sus oídos el mantra de Brennus.

Romulus comprobó que el
gladius
corto y de doble filo estuviera suelto en su vaina, y el puñal con mango de hueso que llevaba al otro lado del cinturón, listo para usar. Estos gestos se habían convertido en instintivos para él. La sonrisa le arrugó las facciones cuando advirtió que Brennus hacía lo mismo. Al igual que todos los soldados romanos, también llevaban dos jabalinas con punta de hierro, o
pila
. Sus compañeros, una veintena de los mejores guerreros de Pacorus, contrastaban claramente con ellos. Vestidos con versiones más sencillas del atuendo de su superior, y con capas de lana abiertas por los lados en vez de pieles gruesas, iban armados con un cuchillo largo; de la cadera derecha, les colgaba una fina vaina lo suficientemente grande para albergar el arco compuesto recurvado y una reserva de flechas. Los partos, diestros en el manejo de muchas armas, eran ante todo un pueblo de arqueros sumamente hábiles. Romulus se consideraba afortunado por no haber tenido que enfrentarse a ninguno de ellos en la arena. Cualquier parto podía lanzar media docena de astas en el tiempo que un hombre tarda en dar cien pasos corriendo; y con puntería para matar.

Por suerte, en el
ludus
también había conocido a Brennus. Romulus le dedicó una mirada de agradecimiento. Sin la amistad del galo, enseguida habría sido víctima de aquel entorno tan salvaje. No obstante, a lo largo de casi dos años sólo había sufrido una herida realmente grave. Luego, una noche, una reyerta callejera se les había ido de las manos y los amigos habían tenido que huir de Roma juntos. Se alistaron en el ejército como mercenarios y el general Craso se convirtió en su nuevo amo. El político, millonario y miembro del triunvirato que gobernaba Roma, buscaba desesperadamente el reconocimiento militar del que gozaban sus otros dos colegas, Julio César y Pompeyo Magno. «Menudo imbécil arrogante —pensó Romulus—. Si se pareciera más a César, ya estaríamos todos en casa.» En vez de cosechar fama y gloria, Craso había conducido a treinta y cinco mil hombres a una derrota sangrienta e ignominiosa en Carrhae. Los partos, cuya brutalidad superaba incluso la de Memor, habían hecho prisioneros a los supervivientes: aproximadamente, un tercio del ejército. Puestos a elegir entre que les vertieran oro fundido por la garganta, ser crucificados o servir en una fuerza fronteriza del límite oriental indefinido de Partia, Romulus y sus compañeros se habían decantado por esta última opción.

Romulus exhaló un suspiro, pues ya no estaba tan convencido de que su decisión hubiera sido la correcta. Daba la impresión de que iban a pasar el resto de sus días luchando contra los enemigos históricos de sus captores: tribus nómadas asalvajadas de Sogdia, Bactria y Escitia.

Estaba ahí para averiguar si ese desventurado destino podía evitarse.

Tarquinius escudriñó la ladera de roca con sus ojos oscuros.

Ni rastro de nada.

El aspecto de Tarquinius difería del de los demás: tenía unos rizos rubios sujetos por una cinta que le despejaba el rostro delgado, de pómulos marcados, y llevaba un pendiente de oro en la oreja derecha. El etrusco vestía una pechera de piel cubierta de diminutos aros de bronce entrelazados y una falda corta de centurión con el ribete de cuero. De la espalda le colgaba un morral pequeño y gastado; del hombro derecho, un hacha de guerra de doble filo sujeta con una correa. A diferencia de sus compañeros, el arúspice prescindía de la capa: quería estar completamente alerta.

BOOK: El águila de plata
4.26Mb size Format: txt, pdf, ePub
ads

Other books

The King’s Assassin by Donald, Angus
Apollo by Madison Stevens
Ransom by Frank Roderus
Maggie's Man by Alicia Scott
Summon the Bright Water by Geoffrey Household
The Gift by Wanda E. Brunstetter
Agent 21: The Wire by Chris Ryan
The Buried Pyramid by Jane Lindskold
At the Existentialist Café by Sarah Bakewell